Voy sentada en un avión, al lado de un hombre que lo único que ha hecho desde hace media hora es roncar y roncar. Así que decido comenzar a escribir mi siguiente post, y pienso en un libro que me haya hecho abstraerme en momentos así, incómodos o absurdos. Por supuesto, no se me ocurre nadie mejor que David Safier para ello, así que finalmente decido escribir sobre la última obra que he leído del autor: Yo, mi, me… contigo. Si lo habéis leído, ¡supongo que me entenderéis! Y si no, al menos comprenderéis que necesitaba hacer algo para sacar de mi cabeza esta ruidosa respiración sonora y acompasada…

Yo, mi, me… contigo lo compré porque buscaba un libro de entretenimiento, y solamente el título ya me hizo pensar que cumpliría su función; efectivamente, ¡tuve suerte y así fue! Como todos los libros de Safier, el humor es el eje central de la historia, combinando historias surrealistas con escenas que despiertan la vergüenza ajena de los más osados, y cuyo resultado final es la risa y la sonrisa. 

En este caso la protagonista, Rosa, está atravesando uno de los peores momentos de su vida cuando se topa con un ilusionista que trasladará su espíritu al cuerpo de otra persona, donde tendrá que permanecer hasta que descubra el amor verdadero. Pero esa persona resultará ser Shakespeare, dando lugar a escenas y conversaciones dignas de la mejor comedia: dos épocas, dos cuerpos, dos caracteres y dos formas de tomarse la vida completamente diferentes… Podréis imaginar. Y todo ello pintado con tintes históricos poco fieles a la realidad que adornan el contexto y refuerzan al máximo el absurdo.

El final tampoco os dejará indiferentes, en mi opinión el mejor posible y con moraleja incluida que muchos deberíamos aplicarnos (incluida yo misma).

En definitiva, si queréis recomendación, sin duda este libro es ideal para pasar un buen rato y, como digo, para evadiros del entorno (especialmente si es hostil, como en mi caso mientras escribo).    Apuntadlo en vuestra lista de pendientes y ¡feliz lectura!

Lo mejor: Las conversaciones entre Rosa y Shakespeare, la risa que despierta desde casi el inicio hasta el final.

Lo peor: Se lee muy rápido, cuando te quieres dar cuenta estás en la última página.

Dónde leerlo: Es ideal para leer de vacaciones, en la playa o durante un viaje. 

Sinopsis (Fuente Casa del Libro)

Ya es bastante difícil que un hombre y una mujer compartan la vida. Pero cuando un hombre y una mujer tienen que compartir además el mismo cuerpo, el caos es completo…. Rosa busca soluciones para su corazón roto. Un día, mediante hipnosis, es transportada al pasado, con tan mala fortuna que se ve transformada en un caballero que está batiéndose en duelo. Estamos en el año 1594, y ese hombre se llama William Shakespeare. Rosa no podrá volver al presente hasta que descubra qué es el verdadero amor, y para lograrlo sólo cuenta con la ayuda de un Shakespeare enamoradizo que odia sentirse controlado por una mujer. Mientras discuten entre ellos compartiendo un mismo cuerpo, se darán cuenta de que antes de poder amar a alguien deben aprender a quererse a sí mismos.

Anuncios