Se acercan fechas navideñas y, para variar, se me ha ocurrido hacer un post diferente esta vez. No quiero centrarme en publicar una nueva reseña, sino en recomendar diferentes libros que, para mí, son perfectos para leer estos días (aunque no necesariamente traten de la Navidad). Son títulos que, por su lenguaje ligero, sus tramas que bien servirían como guion de una película para las largas tardes-noches invernales, o sus contextos enmarcados en esta época del año y sus proximidades, se merecen un hueco en nuestras bibliotecas y en nuestros ratitos libres.

Por supuesto, se admiten sugerencias. Es más, estoy deseando recibirlas para completar yo también mi lista de imprescindibles.

 

Cuento de Navidad (Charles Dickens)

img_6491 Obviamente, no podía faltar en esta ocasión. Supongo que todos conoceréis ya la famosa historia de Mr. Scrooge y su desprecio hacia la Navidad; tres fantasmas lo visitan durante la noche de Noche Buena: el del pasado, el del presente y el del futuro, mostrándole el punto de soledad e indiferencia al que pueden llevarle los errores cometidos y las actitudes empleadas durante su vida. El día de Navidad despierta en todos los sentidos, abre los ojos al día y a la vida, y se convierte en un nuevo Scrooge amable y generoso.

Por su contexto y por la forma de presentación a modo de cuento con moraleja, es sin duda una obra clásica para tener a mano durante estas semanas. Si sabéis inglés, recomiendo encarecidamente su lectura en este idioma; las expresiones y los diálogos os transportarán directamente a la Inglaterra victoriana.

La vida imaginaria (Mara Torres)

img_6478Esta novela fue finalista del Premio Planeta en el año 2012. Aunque el argumento a simple vista pueda no llamarnos demasiado la atención por tratar un tema tan manido como es el desamor, la forma en que la autora da vida a su protagonista y va hilando su vida real con sus “ojalá” es tan cautivadora, que inevitablemente se os quedará en la memoria. En ella, Mara Torres nos irá mostrando con un estilo desenfadado cómo Fortunata Fortuna intenta superar la pérdida de su amor (aunque no siempre con demasiado ahínco, todo sea dicho). Es un libro cortito que se lee muy rápido y engancha casi sin quererlo; una buena opción para los días de resaca navideña.

Las horas distantes (Kate Morton)

img_6479 Al más puro estilo Morton, la novela muestra un halo de misterio y enigmas en torno a dos épocas diferentes y con un enclave protagonista: el Castillo Milderhurst. Grandes personajes y mejores historias dan forma a un libro que bien podría entretenernos las largas sobremesas de las jornadas que nos esperan, bien leyéndolo, bien recreándonos a través de lo que sería una más que atrayente película.

 

Cumbres borrascosas (Emily Brontë)

img_6480En este caso ya sabéis que existe película, pero aunque la adaptación es acertada, personalmente soy más partidaria del libro de Brontë. Un intenso amor entre protagonista y antagonista, el frío y sombrío entorno donde se desarrolla, y el estilo argumental directo y moderno (sorprendentemente moderno para tratarse de una novela escrita en el siglo XIX), hacen de esta obra maestra un aliado perfecto para cualquier lector. Los días por lo general oscuros de diciembre y nuestra predisposición hacia historias apasionadas durante esta época, terminarán de convencernos para imbuirnos en este clásico.

Los ojos amarillos de los cocodrilos (Katherine Pancol)

img_6492 Aunque posteriormente se publicaron la segunda y la tercera parte de esta novela (“El vals lento de las tortugas” y “Las ardillas de Central Park están tristes los lunes”), esta primera obra, amena y cautivadora, es ideal para las tardes de invierno acompañadas de una bandeja de turrón (de chocolate, por supuesto). Yo descubrí a la autora con este libro, y debo reconocer que desde entonces procuro seguirla porque me atrapan profundamente sus historias, muchas veces surrealistas. En este original libro encontraremos amor, entusiasmo y cariño, pero también vergüenza, rabia y envidia. Un cóctel de emociones fuertes donde, afortunadamente y para nuestro descanso navideño, terminarán prevaleciendo las buenas.

 

Al tiempo que escribo esta entrada de me ha ocurrido que los próximos días voy a aprovechar el espíritu navideño que ha empezado a instalarse en mí, e iré publicando reseñas de algunos de estos libros para que podáis decidir con más argumentos, si los tomáis con una copita de champán, o los dejáis para otro año.

Recordad que espero vuestras sugerencias, y por supuesto ¡feliz lectura a tod@s!

Anuncios