Título curioso y portada llamativa son dos ingredientes determinantes que indudablemente ayudan a atraer el interés (o al menos, la atención) del lector. Los ojos amarillos de los cocodrilos es el ejemplo perfecto de empleo de estos recursos, y anima a leerlo con el valor añadido de que no genera expectativas porque no sabes con qué te vas a encontrar.

Personalmente reconozco que esto es justo lo que me ocurrió a mí cuando me topé que este libro en un escaparate y me sedujo para que me quedara con él. Como digo, el hecho de que el título no sea revelador es para mí un punto fuerte porque todo lo que te encuentres a partir de ahí va a sorprender, por inesperado. El libro que se vino conmigo a casa también desprende un aroma único, a papel suave y a tinta ligera, y aunque eso ya es otra cuestión, para mí también forma parte de la experiencia de la lectura y me encanta que un libro me sugiera cosas a través del olor.

En lo que respecta a la historia que cuenta, Los ojos amarillos de los cocodrilos es para mí un libro emotivo, que no ñoño. Katherine Pancol narra con gran acierto la vida normal y corriente de un grupo de personas que tienen como nexo común la familia Cortès, y consigue hacer de ello un auténtico ejemplo de cómo lograr algo grande a partir de lo más sencillo. Un lenguaje adaptado a la personalidad de cada personaje, su forma particular de afrontar los problemas y su actitud ante la vida, dan como resultado una obra muy completa, muy bonita y rebosante de pequeños detalles que la enriquecen.

Como decía al principio, uno de los puntos fuertes de un título que no es revelador es que lo que cuenta el libro tiene más capacidad de sorprenderte, y efectivamente así ocurre en este caso. Lo que en un primer momento parece girar en torno a la vida diaria de Joséphine Cortès, en un instante se convierte en un torrente de sorpresas y situaciones surrealistas que te harán reír y, sobre todo, harán aumentar tu incapacidad para dejar de leer.

Los sentimientos de impotencia, ansiedad y miedo no están ausentes y también harán su aparición a lo largo de la obra, reflejando lo que al final es “la vida misma”, con sus cosas buenas y sus cosas malas.

Mención especial cabe hacer al papel que Pancol otorga a la figura femenina, la auténtica y verdadera protagonista. A través de Joséphine se muestra la fortaleza de la mujer para afrontar situaciones difíciles, su ahínco y su ingenio para superar los problemas, y por supuesto su capacidad e inteligencia para desafiar a sus miedos y complejos; todo un retrato de la mujer de hoy, una superheroína que puede con todo a pesar de las piedras que se pongan en el camino.

¿Y por qué leerlo en Navidad? Porque esta época es el momento del año que elegimos para hacer recuento de lo bueno y lo malo que hemos hecho en el año, de lo que hemos logrado y de lo que nos queda por conseguir, y Los ojos amarillos de los cocodrilos tiene mucho de ese tipo de reflexiones internas que nos concurren a todos.

Por cierto, que si queréis saber qué tienen que ver los cocodrilos con París, no os quedará más remedio que bucear en su interior.

¿Qué os parece a vosotros? ¿Habéis sucumbido a ese título y esa portada? Si no es así, os animo a que lo hagáis estos días.

¡FELIZ NAVIDAD Y FELIZ LECTURA!

 

Lo mejor. El mensaje de fortaleza femenina que transmite Katherine Pancol a través de Joséphine, y al mismo tiempo la sencillez que muestra la protagonista (con la que, por cierto, todas podemos sentirnos identificadas en muchos momentos de nuestra vida).

Lo peor. En ocasiones la autora parece ensañarse con el sufrimiento de Joséphine.

Dónde leerlo. En un sofá que sea cómodo y, a ser posible, disfrutando de unas buenas vacaciones para sucumbir sin preocupaciones ni horarios.

 

Sinopsis (Fuente Casa del Libro)

Esta novela sucede en París, pero nos encontramos con cocodrilos.

Esta novela habla de hombres. Y de mujeres. Las mujeres que somos, las que querríamos ser, las que nunca seremos y aquellas que quizás seamos algún día.

Esta novela es la historia de una mentira. Pero también es una historia de amor, de amistad, de traición, de dinero, de sueños.

Esta novela está llena de risas y de lágrimas.

Esta novela es como la vida misma.

Anuncios