Aunque aún quedan unos días para despedir este año, no quería que pasara la Navidad sin haberos contado el último libro que acabo de terminar; no estaba en mi lista de recomendaciones Navideñas, pero ha sido una aventura fantástica embarcarme en él y sin duda se convertirá en una de mis recomendaciones del 2017 para todos aquellos que no lo hayáis leído: Donde los escorpiones, de Lorenzo Silva.

Podría decir muchas cosas de esta obra: Entretenida, cautivadora, detallista, descubridora. Un verdadero canto a la literatura bien hecha donde se aprecia el trabajo y esfuerzo del autor que se esconde detrás.

En esta nueva aventura de Bevilacqua y Chamorro, ambos son trasladados hasta una de las bases militares de Afganistán para cumplir con sus labores de investigación en un caso en el que ha aparecido degollado un miliciano español. Y casi desde el principio su historia te atrapa, incluso hasta después de concluido el final (en mi caso, pasados tres días desde que lo terminé aún estoy dando vueltas a la trama).

No sé si estaréis familiarizados con la terminología militar y con las labores del ejército español en estas bases, pero como os anticipaba antes tratando de definir el libro, para mí ha sido un descubrimiento en todos los sentidos. Los personajes, sus puestos y sus funciones están fenomenalmente definidos y caracterizados, con su forma particular de hablar y de dirigirse a los demás. El funcionamiento de la base y la forma de vida allí, otro tanto de lo mismo. Y en este aspecto es donde me gustaría detenerme a reflexionar, pues nunca antes lo había hecho en este contexto. Tendemos a hacer una simplificación de nuestros pensamientos y, en lo que al ejército se refiere e independientemente de nuestra opinión personal,  pensamos que van a la guerra y ya está, sin más. Pero sí hay mucho más, y Lorenzo Silva lo muestra en este libro aprovechando la trama central. Hay mucha convivencia, muchísima, y no siempre es fácil en esas circunstancias y con personas que muchas veces son ajenas; hay labores humanitarias, de asistencia a heridos y de ayuda a la integración de quienes necesitan creer en un nuevo futuro; y por supuesto hay tareas de defensa que no nos son ajenas.

Y aprovechando las fechas en las que estamos, me gustaría tratar de enlazar la obra con la Navidad. Una mención a todas aquellas personas que la pasan fuera de casa a miles de kilómetros, y a los millones que ni siquiera tienen hogar. Leer Donde los escorpiones también puede ser idóneo estos días para que nos ayude a pensar en todos ellos y en la suerte que tenemos los que estamos aquí.

Os animo encarecidamente a que cojáis este libro y lo saboreéis con calma. ¿No os parece apetecible?

Feliz lectura y Feliz Navidad!!!


Lo mejor. La descripción de los lugares, el detalle de cómo funciona una base militar (especialmente si no lo conoces).

Lo peor. Te puedes llegar a liar algo con los personajes que aparecen en la historia, muy numerosos y con puestos diferentes cada uno.

Dónde leerlo. Es de nuevo un libro de aprovechar los ratitos libres: de sofá, de transporte al trabajo, de viaje, de terraza y aperitivo.


Sinopsis (Fuente Casa del Libro)

Madrid, julio de 2014. Pasados los cincuenta, y ya con más pasado que futuro, el subteniente Bevilacqua, veterano investigador de homicidios de la unidad central de la Guardia Civil, recibe una llamada del responsable de operaciones internacionales. Se reclama su presencia inmediata a 6.000 kilómetros de allí, en la base española de Herat, en Afganistán.Un militar español destinado en la base ha aparecido degollado, y, junto a él, el arma del delito: una hoz plegable de las usadas por los afganos para cortar la amapola de la que se extrae la droga que representa la principal fuente de riqueza del país. ¿Se trata del atentado de un talibán infiltrado? Podría ser, pero también que la muerte tuviera otro origen, porque el ataque no reviste la forma clásica de esa clase de acciones, sino que hace pensar en algún motivo personal.La misión de Bevilacqua y los suyos no es otra que tratar de desenmascarar a un asesino que forzosamente ha de ser un habitante de ese espacio cerrado. Sus pesquisas, bajo el tórrido y polvoriento verano afgano, les llevarán a conocer a peculiares personajes y…

Anuncios