Vaya por delante que esto no es una reseña o una opinión más o menos fundada sobre Todo esto te daré. Es una idea mental, un juego que se me ocurrió compartir con vosotros a partir de las imágenes y ocurrencias que se dibujan siempre en mi cabeza antes de leer un libro.

Me apetece contaros cómo me imagino la obra antes de leerla, que será dentro de muy poquito (la tengo preparada esperando en la estantería ya sin una mota de polvo). Lo iré haciendo de vez en cuando, eso sí, siempre con títulos que me apetezca tener entre mis manos. Después, cuando los haya leído, haré la reseña real para descubrir cuánto (o cómo de poco) he acertado en mis sospechas.

Todo esto te daré es una obra sorprendente, no por las magistrales manos de Dolores Redondo (de sobra conocidas y demostradas), sino por su capacidad para hilar personajes, escenarios y situaciones con un maravilloso detalle. Cobran vida en cada palabra, en cada gesto y en cada pincelada de luz que se atisba.

La obra es un thriller que narra… o mejor dicho, imbuye al lector, en un misterio familiar sin resolver que será el hilo conductor a lo largo de las numerosas páginas. Con final inesperado, nuestra acusación mental de quién es el culpable irá variando con el curso de los acontecimientos: todos parecerán culpables e inocentes a la vez. Ahí estará la riqueza de los personajes, tan complejos y bien construidos que mostrarán su personalidad enrevesada, como podría ser la de cualquiera de nosotros: con días mejores y días peores, no siempre de buen humor o con el ceño fruncido por delante -y si no, que nos vigilen 24 horas al día a ver si no pareceríamos culpables de alguna desventura-. No obstante, uno de ellos nos causará rechazo constante, estoy segura.

La descripción será el otro punto fuerte; al contrario que en otros libros, donde aporta lentitud al ritmo de la acción y dificulta el seguimiento del lector, en este caso nos ubicará perfectamente en los distintos lugares y nos permitirá reconocer los parajes, ubicarnos mentalmente en otros sitios conocidos similares, y casi percibir sus olores y sus sonidos.

Adictivo desde el principio hasta el final, se convertirá en nuestro mejor compañero de viaje durante los días que compartamos juntos.

Como veis, tengo muchas y muy buenas expectativas puestas en el libro. Y a vosotros, ¿os gusta fantasear con cómo serán las obras que estáis a punto de leer? ¿Cómo os imagináis Todo esto te daré?

Las claves. Thriller adictivo, personajes complejos, descripción minuciosa, final sorprendente.

Anuncios