Siempre me han inspirado los días lluviosos, y hoy el cielo está especialmente gris y húmedo. Paradójicamente, en lo que me ha hecho pensar es en esos primeros días de primavera, cuando empezamos a sonreír al sol y a los días largos después de los (para mí) difíciles meses de oscuridad invernal.

Aprovechando que el gran Federico Moccia ha publicado recientemente su último libro Tres veces tú, el cual he empezado a ver ya en las librerías, junto con los días primaverales ha regresado también a mi cabeza un libro que me sugiere todas esas jornadas luminosas y cálidas: Carolina se enamora.

En mi clasificación mental, para mí este libro es un perfecto “made in Moccia”; novela ligera, protagonistas adolescentes, trama amorosa y la bella Italia. Un libro al más puro estilo del autor, y por tanto un pasatiempo perfecto para todos los amantes de este tipo de lectura y de Moccia (que son-somos- muchos).

Con los antecedentes mencionados, no es lógicamente una obra profunda en la que podamos encontrar grandes aventuras o increíbles hallazgos, pero sí presenta algunas pinceladas magistrales (y quizá inesperadas), de la mano de algunos personajes que nos enseñarán reflexiones profundas. En este sentido, la abuela de Carolina y Rusty James, su hermano, serán los que harán las delicias de cualquier amante de las buenas palabras.

El entorno en el que se desarrolla, Italia, sus gentes y sus paisajes, es una constante en toda la narrativa “Mocciana”, y para mí uno de los elementos que enriquecen la trama y le dan color. Es cierto que soy una enamorada del país, pero no es menos verdad que gracias a ello podemos poner color, sonido y  olor a las historias que se suceden.

En cuanto a la protagonista, la propia Carolina puede que sea, precisamente, uno de los personajes menos profundos o más planos de la historia. Su realidad es demasiado perfecta mientras que en su entorno casi todos parecen tener problemas y preocupaciones. Y probablemente sea esa una de las razones por las que me sentí poco o nada identificada con ella. Tampoco con Alis, una de sus amigas (por motivos que no detallaré para no anticipar nada), pero reconozco que sí han habido otros caracteres secundarios que me han despertado más simpatía o empatía (el mencionado Rusty James o Clod, otra de las amigas).

En definitiva, una obra romántica y juvenil que os hará pasar un buen rato, en una envidiable atmósfera, ideal para evadirnos durante un buen rato de la rutina que poco o nada tiene que ver con la de Carolina.

¿Qué os han parecido a vosotros Carolina y su historia? Un saludo y, si aún no lo habéis hecho, ¡feliz lectura!

Lo mejor. La trama ligera que te aleja de la rutina y te hace sentir Italia.

Lo peor. Carolina, plana y demasiado perfecta.

Dónde leerlo. Sábado de aperitivo, en una terracita o en un parque.


Sinopsis (Fuente Casa del Libro)

Carolina tiene 14 años y es una chica como las demás: quiere hacer más cosas de las que sus padres le permiten, su paga semanal nunca le alcanza para todo lo que le gustaría, quiere una moto para moverse por la ciudad pero le cuesta mucho conseguirla y tarda en llegar mucho más de lo que desearía, tiene la cabeza llena de ideas propias que nunca encajan con las de los adultos…

Es una chica optimista y alegre. Pronto conoce a nuevas amigas en el instituto con las que empieza una relación de confianza y amistad. Y allí, entre libros, clases, fiestas con los amigos, besos en portales oscuros… llega su primer amor verdadero, Massimiliano.

Anuncios