Debe ser que Falcó y yo estábamos muy sincronizados; no solamente me ha entretenido durante unos días, sino que además me ha permitido leer sus últimas líneas esta mañana, justo cuando yo llegaba a mi destino. Ha sido como esa banda sonora de las películas que se acopla perfectamente al tempo de la acción.

En realidad esa es la impresión que me ha dado el último título de Pérez-Reverte durante todo su argumento. Una obra muy bien escrita, muy medida en sus tiempos y en sus diálogos, que muestra un ajuste impecable en cuanto al ritmo y a la acción de cada capítulo.

No voy a negar que me ha dejado con ganas de más. Es un libro corto que se lee con mucha facilidad y que nos ubica en los primeros meses de la Guerra Civil Española, pero quizás se presenta al lector en lo que podría ser más el comienzo de un gran “novelón”, que una obra con su introducción, su nudo y su desenlace. No obstante, según he leído Falcó ha sido concebido como el inicio de una saga, y realmente espero que así sea:

Por la personalidad del propio Falcó, fiel a sí mismo, despiadado y al mismo tiempo leal a aquello en lo que cree.

Por la caracterización al detalle de los personajes. Pérez-Reverte da forma a sus personalidades, a sus físicos y hasta a sus formas de vestir, de hablar y de moverse. Toda una estratagema para hacer que nuestra mente no tenga que volar más de lo necesario en imaginarlos y pueda centrarse en otros detalles.

Por la contextualización de la trama dentro de la Guerra Civil Española, desde un punto de vista hasta ahora desconocido, al menos para mí: un personaje que hace su propia guerra en el bando de Franco, pero que al mismo tiempo nos presenta un punto de vista imparcial que trata de ser objetivo basándose en lo que ve y en sus propias vivencias. Y lo mejor de todo, es que consigue que nos pongamos de su lado.

Por la ambientación de las diferentes escenas. Salamanca, Cartagena, Alicante, carreteras y caminos, hoteles… Lugares y ubicaciones muy diversos y tan excelentemente descritos que nos parecerá estar allí mismo.

Además de todo ello, la obra atiende a detalles históricos que no han sido tratados hasta la extenuidad, como sí ha ocurrido con otros elementos de esta contienda. Los intereses ocultos de Franco y de las distintas facciones se enfrentarán en una lucha de poder, en la que hasta miembros del mismo “bando” se verán antepuestos.

En definitiva, el Pérez-Reverte más auténtico y locuaz en una nueva entrega que, se adivina, será la primera de una nueva colección literaria.

¿Qué os ha parecido a vosotr@s? No os olvidéis de contarme y, sobre todo, ¡feliz lectura!

 

Lo mejor. La caracterización del protagonista, muy fácil de imaginar.

Lo peor. Es un libro que se hace corto, da más la sensación de ser el inicio de algo más grande.

Dónde leerlo. En un lugar tranquilo, preferiblemente por la noche para favorecer la ambientación.

Libroterapia. Este libro es idóneo para aprender historia (en lo que al contexto histórico se refiere) y favorecer la concentración.

 

Sinopsis (Fuente Casa del Libro)

«El mundo de Falcó era otro, y allí los bandos estaban perfectamente definidos: de una parte él, y de la otra todos los demás.»
La Europa turbulenta de los años treinta y cuarenta del siglo xx es el escenario de las andanzas de Lorenzo Falcó, ex contrabandista de armas, espía sin escrúpulos, agente de los servicios de inteligencia. Durante el otoño de 1936, mientras la frontera entre amigos y enemigos se reduce a una línea imprecisa y peligrosa, Falcó recibe el encargo de infiltrarse en una difícil misión que podría cambiar el curso de la historia de España. Un hombre y dos mujeres —los hermanos Montero y Eva Rengel— serán sus compañeros de aventura y tal vez sus víctimas, en un tiempo en el que la vida se escribe a golpe de traiciones y nada es lo que parece.

 

Anuncios