Yo no sé si existe realmente el pan de limón con semillas de amapola, pero sí sé que me encantaría probar un bocado, y más ahora que conozco cuál es el ingrediente secreto…

Pan de limón con semillas de amapola, el libro homónimo, me ha parecido igualmente una verdadera delicia. Por la historia en sí, por el papel y la importancia que toman las mujeres en la propia obra, y por la combinación de estilos de vida muy diferentes y muy alejados que consiguen en todo caso tornarse interesantes.

Anna y Marina son dos hermanas que, por circunstancias de la vida, alejaron sus vidas 14 años atrás y ahora, con motivo de una herencia inesperada y sorprendente que han recibido ambas, se ven obligadas a unir sus caminos de nuevo.

Marina es médico cooperante de Médicos sin Fronteras; una mujer valiente que decidió estudiar para convertirse en una persona independiente y cuya profesión la ha llevado a conocer mundo y a empatizar con personas diversas y situaciones difíciles. Anna, su hermana, es una mujer que lo ha tenido todo en la vida y que ha hecho suya la lección de su madre “ver, oír y callar”. Será ahora, con la herencia que ha recibido junto a Marina, cuando se replanteará la vida que ha llevado y cómo la ha hecho.

El resto de personajes están igualmente fenomenalmente escritos y caracterizados, con sus humores, sus maneras y sus gestos y vestimentas; es muy fácil imaginarlos y darles vida a lo largo de las páginas de la obra. 

Los lugares en los que se desarrollan las diferentes historias del libro son otro de los grandes logros de Cristina Campos. Y supongo que para situar al lector no es suficiente con una mera descripción, sino que hay que “preparar el terreno” y ambientarlo con los olores que allí se respiran, sus gentes, sus aires…; en Pan de limón con semillas de amapola son entornos con alma en los que podemos imaginarnos divisando el horizonte mallorquín o pasando un calor asfixiante en Addis Abeba. Gracias, Cristina, por haberme dado a conocer sitios en los que no he estado nunca. 

Y la historia, ¿qué decir de la historia? Reconozco que no sabía a qué atenerme cuando escogí el libro. Lo hice porque lo había visto recomendado en numerosos blogs y me llamó la atención su título, que por otra parte no me anticipaba nada. Y lo que me he encontrado ha sido sin duda una grata sorpresa: una combinación de amor (y no solamente amor romántico), intriga, engaños y desengaños y, por encima de todo, una ficción intensa y preciosa.

No os dejéis engañar por un título que quizá os pueda parecer carente de acción; os animo a leer esta primera obra de Cristina Campos que, de verdad, merece la pena.

Como siempre, muchas gracias por seguirme y ¡feliz lectura!

Lo mejor. Las protagonistas femeninas de la obra; el carácter y la personalidad de Marina y la evolución de Anna.

Lo peor. La tristeza de algunos episodios de la obra.

Dónde leerlo. Este libro es ideal para disfrutarlo relajados, tumbados en la arena de una playa o sentados divisando montañas en el horizonte.

Libroterapia. Pan de limón con semillas de amapola nos enseña a valorarnos por lo que somos y a luchar por lo que queremos ser.

Sinopsis (Fuente Casa del Libro)

Al abrir el antiguo horno de leña el olor a pan recién hecho acarició el alma de Marina. Cerró los ojos, inspiró lentamente. Olor de infancia. Olor a hogar.
Durante el invierno de 2010, en un pequeño pueblo del interior de Mallorca, Anna y Marina se reencuentran, después de quince años sin verse, para vender un molino y una panadería que han heredado de unadesconocida.Son dos hermanas con trayectorias muy diferentes. Anna, de vida acomodada, apenas ha salido de la isla y sigue casada con un hombre al que ya no ama. Marina trabaja en el tercer mundo como médico parauna ONG.Contra todo pronóstico, Marina decide quedarse con la panadería y averiguar quién era Lola Molí. En su búsqueda, descubrirá secretos que marcaron la relación con su familia; aprenderá el oficio del pan y se acercará a la verdadera Anna. Juntas, quizá, logren recuperar los años perdidos, enfrentar sus fantasmas y tomar las riendas de sus propias vidas.

Anuncios