He vuelto al terreno de los thriller psicológicos y debo decir que el regreso ha sido por todo lo alto con La viuda. Un libro que engancha desde la primera página y que, creo, su punto fuerte y diferencial es que sitúa al lector en un punto de vista totalmente nuevo en este campo: el de la familia del presunto secuestrador.

Es cierto que presenta puntos en común con todos los thriller (si no, no sería uno de ellos): la trama con la desaparición, en este caso, de una niña pequeña; el presunto culpable del que no sabemos si realmente lo es hasta el final de la historia; una investigación con numerosas dificultades; y varias sorpresas durante el transcurso y el final de la trama.

Sin embargo, como anticipaba en mi introducción, La viuda también presenta un enfoque novedoso del que poco o nada nos paramos a pensar en realidad: ¿cómo viven estas situaciones los familiares del presunto culpable? En este caso la historia se centra fundamentalmente en la viuda. Porque sí, nada más comenzar nos enteramos de que el presunto culpable ha fallecido (tranquil@s, no es ningún spoiler).

Jean Taylor es una mujer sencilla que se casó muy joven con el prometedor Glenn Taylor y cuya vida ha girado siempre en torno a él; sumisa y obediente, no se ha visto en la tesitura de tener que pensar por sí misma hasta el momento en que su marido fallece, y es entonces cuando comenzamos a conocer una personalidad miedosa pero al mismo tiempo deseosa de quitarse todas las ataduras que la han mantenido inmóvil durante tanto tiempo.

Glenn Taylor es un hombre ambicioso y ciertamente misterioso que siempre ha ejercido influencia y presión sobre su mujer. No se dice explícitamente en el libro, pero en algunos momentos me ha parecido que tenía rasgos de personalidad propios de un maltratador, como cuando hace culpable a Jean de sus adicciones hasta que ésta termina por asumirlo, o con sus constantes cambios de humor. En ese sentido, Fiona Barton ha dibujado con gran maestría una personalidad compleja.

Respecto al estilo de la obra, presenta saltos temporales en la historia que, sin embargo, nos ubican perfectamente en el momento de la trama y nos permiten conocer detalles más profundos de lo que está ocurriendo. Adicionalmente, se muestra el hilo argumental desde la posición de tres personajes principales: Bob Sparkes, policía encargado de la investigación; Kate Waters, periodista; y la propia Jean. Y en cualquier caso Barton hace acopio de una gran capacidad documental y de investigación, reflejando cada uno de ellos en su profesión de manera exquisita y concreta. Cómo se retoma una investigación o cómo se escribe un artículo son dos hechos que, si no se conocen, pueden caer en la superficialidad o en los tópicos a la hora de ser relatados, y no es éste el caso.

La conclusión de la trama no presenta grandes sorpresas o giros inesperados con respecto a lo que el argumento va destapando, pero sí en la forma en que se llega a ella. Con tensión y una última escena que, por la forma en que podemos imaginarla, pone los pelos de punta.

Si os gusta este tipo de literatura, os animo a que descubráis esta ficción que no os dejará despegaros de principio a fin. Feliz lectura a tod@s y, por favor, no dejéis de contarme qué os ha parecido.

 

Lo mejor. El enfoque novedoso que aporta al género thriller, en cuanto al punto de vista del personaje.

Lo peor. No depara grandes sorpresas en la conclusión, pero el desarrollo en sí conforma una obra muy entretenida.

Dónde leerlo. Durante un viaje, se lee enseguida y se nos hará mucho más corto el camino hasta nuestro destino.

Libroterapia. Este libro desarrollará nuestra capacidad de empatía, por situarnos en puntos de vista nuevos y en la forma en que terceras personas viven las mismas experiencias.

 

Sinopsis (Fuente Casa del Libro)

Si él hubiera hecho algo horrible, ella lo sabría. ¿O no? Todos sabemos quién es él: el hombre que vimos en la portada de todos los periódicos acusado de un crimen terrible. Pero, ¿qué sabemos realmente de ella, de quien le sujeta el brazo en la escalera del juzgado, de la esposa que está a su lado?El marido de Jean Taylor fue acusado y absuelto de un crimen terrible hace años. Cuando él fallece de forma repentina, Jean, la esposa perfecta que siempre le ha apoyado y creído en su inocencia, se convierte en la única persona que conoce la verdad. Pero ¿qué implicaciones tendría aceptar esa verdad? ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar para que su vida siga teniendo sentido? Ahora que Jean puede ser ella misma, hay una decisión que tomar: ¿callar, mentir o actuar?

Anuncios