510 Páginas de acción, aventura, ciencia y emoción. Y acción de nuevo y más acción. Este sería para mí el resumen de El códice de la Atlántida, un libro que me ha llevado bastante tiempo leerlo (es verdad que he estado atareada con muchos otros asuntos, todo sea dicho), pero que aunque tiene sus altibajos está muy, muy atado desde el comienzo hasta el final.

La historia de Stel Pavlou narra los últimos días del Planeta antes de la explosión magnética del Sol, y la emocionante y utópica aventura en la que se embarcan un grupo de expertos delegados por las Naciones Unidas para intentar evitar el fin de la humanidad. John Hackett, científico experto en magnetismo; Richard Scott, experto lingüista; November, estudiante asistenta de Scott; Sarah, geógrafa; Matheson, ingeniero; y un numeroso grupo de oficiales del Ejército norteamericano. Con el conocimiento de todos ellos, deberán resolver el enigma que ha llegado a sus manos y que parece llevarles a la existencia de la archimitológica Atlántida, como clave para luchar contra los efectos de la explosión solar.

Entrando ya en detalle sobre la forma de la obra, diría que tiene cosas buenas y cosas que no lo son tanto. Como decía al principio, está muy bien atada desde el inicio hasta el final. No hay cabos sueltos, y eso es un gran logro si tenemos en cuenta que el libro es largo y trata muchos aspectos científicos y lingüísticos que le podrían hacer cojear. Otros aspectos positivos que destacar serían la trama y los escenarios.

La primera, muy al estilo de El Ocho o Todo bajo el Cielo, típico argumento en el que los protagonistas deben ir resolviendo enigma tras enigma para llegar a la solución que los -nos- salve a todos. Los escenarios, magníficos; se mueven a lo largo de lugares emblemáticos del Planeta, aportando un halo de mitología que siempre hace que los libros resulten atractivos.

Sin embargo, como puntos en contra también señalaría un par. Antes de nada debo decir que yo no soy científica ni lingüista, no entiendo de magnetismo ni de teorías de relatividad, y tampoco conozco demasiado la formación y la evolución histórica de los lenguajes. Y eso es lo que en algunos (varios, bastantes) momentos de la historia me ha hecho perderme en explicaciones demasiado técnicas sobre qué les estaba ocurriendo y cuál era la solución que estaban proponiendo. Supongo e imagino que para todos aquellos que tengáis conocimiento en estos temas os resultará un libro maravilloso en todos los sentidos. Para los demás, se hará algo pesado y largo por momentos, e incluso hay fragmentos en los que, como a mí me ha ocurrido, podréis perderos en los razonamientos de los personajes.

A pesar de ello, es un buen libro para pasar días de entretenimiento y escapar de la rutina durante los ratos de lectura.

¿Conocíais la obra? ¿Qué os ha parecido?

Como siempre, muchas gracias por leerme y ¡feliz lectura!

Lo mejor. El entramado de acción y la ubicación de las distintas aventuras en zonas emblemáticas.

Lo peor. Muy técnico en todos los sentidos, en ocasiones se hace difícil de seguir.

Dónde leerlo. En una terraza acompañados de un refresco. Tranquilidad que permita entrar de lleno en las aventuras.

Libroterapia. Este libro es perfecto para aprender a valorar la importancia de trabajar en equipo.


Sinopsis (Fuente Casa del Libro)

De lo más profundo del hielo de la Antártida sale una señal. La Atlántida ha despertado. Los monumentos antiguos de todo el mundo, desde las pirámides de Egipto y México hasta los yacimientos sagrados de China, están reaccionando a la crisis que se avecina. Los monumentos se están interconectando a través de los océanos. En la tierra cunde el pánico, porque parece que las señales procedentes de la Atlántida son el preludio de algo de mucha más envergadura… La humanidad ha tenido doce mil años para interpretar las claves… pero ahora al mundo solo le queda una semana.

Anuncios