Como lector me gusta que los libros no desaparezcan de mi cabeza cuando cierro la última página, quiero que me sirvan para aprender algo además de entretenerme“. Con estas palabras comienza Marcos Chicot la “Carta a mis lectores” que se puede leer al finalizar El asesinato de Sócrates, y con ellas justamente ha terminado de convencerme para añadirlo a mi lista de autores que leer. Me alegro profundamente de qué piense así, porque no podía haberlo conseguido mejor. ¿El resultado? Toda una oda al trabajo bien hecho.

Como ya habréis adivinado, El asesinato de Sócrates me ha encantado. Reconozco que me costó cogerlo porque sus 706 páginas se me hacían un poco cuesta arriba ahora en julio, pero me alegro de haberlo hecho. El libro relata los hechos históricos enmarcados en la época contemporánea a la vida de Sócrates, pero magistralmente lo ha hecho sin ubicar al filósofo en el foco del protagonista. Un estilo y una maestría magníficos, desde aquí mi reconocimiento.
La obra combina con gran acierto hechos históricos reales con pinceladas de ficción que lo enriquecen y le aportan ese tinte de ficción narrativa, aunque la Grecia Clásica ya daba para sí con sus idas y venidas como para conformar diferentes novelas, thrillers, ensayos o lo que se tercie.

Me ha gustado mucho el dibujo de los personajes, cómo se describen, cómo se comportan y cómo luchan por superar sus obstáculos, cada uno el suyo. Me ha gustado también la ambientación de la historia; es fácil imaginarse paseando por la vía Panatenaica con las palabras de Chicot, y ¡ojo! Que yo no he estado nunca allí… Y la historia en sí misma, ¡qué deciros! Se podría hablar de histórica, de misterio, de thriller… en definitiva, un compendio de géneros que conforman una obra que, sin duda alguna, merece ser descubierta en profundidad.

No quería terminar sin dejar de contaros una cosa curiosa que me ha sucedido leyendo El asesinato de Sócrates: nunca me ha interesado demasiado la filosofía, no me gustaba tener que estudiar a esos autores de los que no entendía casi nada. Sin embargo esta obra ha conseguido que entienda, que sepa distinguir entre sofistas y estoicos (por poner un ejemplo) y que me detenga a pensar en conceptos como la justicia. Sin duda alguna, una excelente manera de realizar una inmersión en la materia sin tener que tomar apuntes ni memorizar. ¡Genial Marcos Chicot!

Como siempre os digo, muchas gracias por leerme y ¡feliz lectura!

Lo mejor. El protagonista Perseo, su personalidad fuerte, luchadora y justa.

Lo peor. La longitud del libro puede no llamar a su lectura a priori, especialmente en esta época del año. Nada que no se solucione una vez que se empieza a leer.

Dónde leerlo. Éste es un libro de sofá, de sobremesas y antesalas de sueño.

Libroterapia. El asesinato de Sócrates fomentará nuestro pensamiento lógico y potenciará en nosotros una actitud activa ante lo que nos rodea.


Sinopsis (Fuente Casa del Libro)

Grecia s. V a. C.

Un oscuro oráculo vaticina la muerte de Sócrates.

Un recién nacido es condenado a morir por su propio padre.

Una guerra encarnizada entre Atenas y Esparta desangra Grecia.

El asesinato de Sócrates recrea magistralmente la época más extraordinaria de nuestra historia. Madres que luchan por sus hijos, amores imposibles y soldados tratando de sobrevivir se entrelazan de un modo fascinante con los gobernantes, artistas y pensadores que convirtieron a Grecia en la cuna de nuestra civilización. A lo largo de las páginas de esta absorbente novela, brilla con luz propia la figura inigualable de Sócrates, el hombre cuya vida y muerte nos inspiran desde hace siglos, el filósofo que marca un antes y un después en la historia de la humanidad.

Anuncios